viernes, 2 de julio de 2010

Polémica por nueva mano, pero ésta sí se castigó... y se falló


Por: Héctor Aguilar


El juego limpio que tanto quiere la Federación Internacional de Futbol Asociado sigue quebrándose en pedazos mientras más partidos se juegan. Cierto es que aquella mano de Diego Maradona en el Mundial de México 1986, se convirtió en "La Mano de Dios" y no fue castigada en su momento, pero en cada una de las justas internacionales, cada vez es más común que una mano, salve a un equipo.



Ejemplos hay muchos, incluyendo la mano de Thierry Henry, en el partido clasificatorio de Francia ante Irlanda, que le dio el triunfo a los galos y provocó el enojo de los britñanicos

En el heroico partido de hoy, entre Uruguay y Ghana, Luis Suárez, "salvó" a su equipo de la eliminación, al minuto 120 y a unos segundos de que el árbitro silbara el final del encuentro con un empate.

Un cabezazo con destino claro a la portería de Dominic Adiyiah fue "sacado" con la mano por Suárez, en lo que hubiera sido la eliminación uruguaya, pero eso... eso no sucedió.

Sin embargo, y a diferencia de las otras "manos", ésta sí recibió su castigo.

El árbitro le mostró la tarjeta roja a Suárez, Uruguay se quedó sin un jugador y admás se cobró un tiro penal a favor de los africanos.


Pero el cobró fue errado, el balón se estrelló en el travesaño y se fue por encima de la meta, Ghana tuvo que irse a los cobros de tiro penal definitorios.

El resultado ya lo conocemos, Uruguay se levantó con al victoria, pero esta mano, ésta en específico, sí tuvo su castigo.

Luis Suárez se convirtió en héroe nacional en su patria por hacer algo indebido, por no jugar el Fair Play, pero a final de cuentas no todos los "villanos" pierden la guerra.


Sí... Uruguay no contará con el delantero del Ajax para su juego ante Holanda, sí fue una mano para evitar una eliminación. Sí, se jugó en contra del Fair Play, pero... Uruguay está en seminfinales y eso no se los quita nadie, ni los estatutos de la propia FIFA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada